Log in or Create account

FOCUS - America Latina N. 1 - 22/12/2017

 Caciquismo, clientelismo y corrupción en México

El bajo nivel en la construcción institucional y el consecuente despliegue de los patrones de corrupción exhibido por la sociedad mexicana está íntimamente ligado a las formas asumidas en el proceso histórico de autoconstitución de la sociedad. La práctica recurrente a las formas de sobreentendimiento ha sido evidente y dramática, sobre todo en la actualidad donde el referente de la sociedad moderna se ve hoy impactado por significativos cambios estructurales, a los cuales se suma un desorden generalizado, la de-constitucionalización de la constitución, la desciudadanización de la ya débil ciudadanía, la fragilidad jurídica, el ocaso de la política y la absoluta preeminencia de los liderazgos personalizados. Evolutivamente la construcción y estabilización de esta forma del orden social se ha articulado sobre la base de la erosión de los acuerdos legales constitucionales, los cuales no fueron acompañadas por el aumento de la complejidad institucional oficial, contribuyendo de forma particular al no incremento necesario de la juridificación (constitucionalización) y de la ciudadanización, pero que sin embargo operan en la facticidad de este orden social. En los hechos, la diferenciación social no ha implicado el aumento de la densidad institucional, tal que la domesticación de las fuerzas clientelares o de los elementos prepolíticos (personalismo) en las estructuras políticas de lo político, no ha sido exitosa sino más bien operativamente ‘funcional’, estabilizándose como lógica que orienta el orden y que –históricamente– asienta sus bases tanto en la razón del poder cuanto en la heteronomía exclusiva de los grupos, de las familias, de las organizaciones, de los partidos políticos y de quienes los controlan. Por tanto, tampoco es gratuito que en la actualidad estos artefactos, devenidos en estructuras, sean del color que sean o vengan de donde vengan, actúen aplicando cómodamente dicha fórmula, como plataforma del clientelismo y de la corrupción que reproducen un modelo de exclusión/exclusión patrimonial privatizando, con ello, la acción mediadora entre su clientela y el Estado. Precisamente, más allá del periodismo sociológico y de la retórica axiológica entre el bien y le mal, observar la estabilización evolutiva de este proceso, así como la producción de sus estructuras, organizaciones, semánticas, practicas y expectativas, deviene central para entender la forma de diferenciación y estabilización del sistema político y del derecho, así como de la construcción del orden social en México (Zamorano Farías, 2017). Coordinaciones y prácticas que describen cómo operan en la actualidad estos presupuestos de diferenciación, orientados por la preeminencia cuasi natural del auto–refuerzo del patrimonialismo y sobreentendidas fórmulas clientelares que persisten y se reproducen. Baste pensar en la especulativa ampliación de las disposiciones jurídicas (legalismos) y, consecuentemente, de las atribuciones del Estado clientelar, la disminución de la efectividad del derecho, la estabilización de la violencia y de la corrupción, en donde exclusión y degradación social pueden ser al mismo tiempo formas de inclusión de la exclusión. Estructuras de inclusión de la exclusión sobres las cuales se han construido artefactos alternativos no oficiales de integración, los cuales, agrupados a través de formas clientelares de organización activan mecanismos para reintroducirse y orientar las lógicas en la construcción de la confianza y del orden social, contaminando al sistema político mexicano hasta alcanzar límites en los cuales el sistema ha tratado de incluir en sí mismo aquellas redes, contribuyendo de esta forma a su creciente corrupción (corrumpere). En tales condiciones, el sistema político democrático mexicano es víctima de un sistema que, cuanto más amplía sus redes de inclusión, tanto más está constreñido a incluir en su interior otras redes que lo corroen y lo conducen a una continua hipertrofia, bloqueándose a sí mismo y paralizándose por su incontrolable expansión y resistencia a una creciente diferenciación operativa, naturalizando un orden social cuasi predeterminado... (segue)



Execution time: 15 ms - Your address is 54.198.77.35